Brote de Ébola: ya hay dos muertos en el Congo

Brote de Ébola

El brote de Ébola podría propagarse a Uganda, ya que la Ministra de Salud, Jane Ruth Acing, advirtió que hay una probabilidad “muy alta” de que el brote continúe propagándose desde la vecina República Democrática del Congo.

El último brote de Ébola se registró por primera vez en agosto de 2018 en el Congo, donde la enfermedad infecciosa ha afectado desde entonces a más de 2.000 personas y ha causado la muerte de al menos 1.390 personas. Funcionarios ugandeses confirmaron esta semana que los trabajadores sanitarios fronterizos habían identificado el virus del Ébola en tres miembros de una familia que cruzaba la frontera porosa entre Uganda y la República Democrática del Congo (RDC), dos de los cuales fallecieron. Jane Ruth Acing, Ministra de Salud de Uganda, dijo: “El brote de Ébola en la República Democrática del Congo continúa y hoy en día tenemos más de 2.000 casos confirmados.

La probabilidad de que más casos crucen a Uganda es muy alta. Estamos muy conscientes de que muchas más personas vienen a apoyar la respuesta.

Estas muchas más personas no serán vacunadas, así que, a partir del viernes, comenzaremos a vacunar de nuevo a los trabajadores sanitarios de primera línea, a otros trabajadores y a los contactos”.

Un niño de cinco años y su abuela murieron poco después de regresar a Uganda después de visitar a sus parientes en la República Democrática del Congo. Otro niño de tres años permanece en cuarentena.

El Jefe de Comunicaciones de Save the Children Uganda, Alun McDonald, ha advertido que “ahora es el momento de actuar” para evitar que el brote del Ébola alcance niveles de devastación similares a los de la epidemia que azotó a África Occidental en 2016, causando 11.325 muertes.

McDonald dijo: “No hay señales de que vaya a terminar. Ahora ha cruzado la frontera, y potencialmente también podría cruzar a otros países de la región.

Este es el momento de actuar para asegurarnos de que no se convierta en una crisis de la magnitud que vimos en África Occidental”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha enviado a miembros de un equipo de respuesta rápida a Kasese, en el oeste de Uganda, para proporcionar a los funcionarios locales ayuda adicional para identificar los casos de Ébola.

La semana pasada, un experto de la OMS advirtió que aproximadamente una cuarta parte de las infecciones del Ébola en las regiones orientales del país no se detectaban o se detectaban demasiado tarde porque la gente se niega a recibir tratamiento.

Mike Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, dijo en una rueda de prensa en Ginebra: “Creemos, permítanme ser muy cautelosos, creemos que probablemente estamos detectando más del 75 por ciento de los casos – podemos estar perdiendo hasta un cuarto de los casos.”

Alrededor del 90 por ciento de las personas potencialmente expuestas a la enfermedad mortal han aceptado vacunarse, continuó. “No son ellos los que importan ahora, es el 10 por ciento que no lo hacen, porque todos nuestros casos provienen de ese grupo.”

Más de 130.000 personas han sido vacunadas hasta la fecha, según las autoridades sanitarias congoleñas.

El Ébola es una fiebre hemorrágica que causa dolores similares a los de la gripe, hemorragias, vómitos y diarrea y se propaga entre los seres humanos a través del contacto con los fluidos corporales de una persona infectada.

Los esfuerzos para contener su propagación se ven obstaculizados por la deficiente infraestructura sanitaria y la resistencia de las comunidades que creen que el Ébola es una conspiración inventada por las agencias de ayuda y el gobierno.