¿Cómo murió Adolf Hitler? Fin al mayor misterio de la Segunda Guerra Mundial

La muerte de Adolf Hitler ha demostrado ser un tema muy polémico entre los historiadores, ya que algunos afirman que el dictador murió a manos del ejército soviético en lugar de por suicidio. Pero, ¿Es esa la verdad?

Un equipo de investigadores franceses que estudian los supuestos restos de Adolf Hitler en Moscú cree haber encontrado una prueba histórica.

El profesor Philippe Charlier ha estado examinando de cerca un conjunto de dientes recogidos casi 20 años después de la caída de Berlín y afirma que no hay “ninguna duda posible” sobre su supuesto origen.

Cuando el ejército rojo soviético rodeó completamente Berlín a finales del 30 de abril de 1945, los planes de Adolf Hitler de dominar la Segunda Guerra Mundial se desmoronaron.

Hay cierto debate sobre las circunstancias exactas de la muerte de Hitler el 30 de abril de 1945, pero la mayoría de los historiadores concuerdan en que Adolf Hitler se suicidó con su esposa Eva Braun en su búnker personal de ataque aéreo, el Führerbunker.

Los restos de Hitler fueron luego recuperados por soldados soviéticos que los desecharon sin ceremonias y los quemaron detrás de la Cancillería del Reich.

Sin embargo, algunas teorías conspirativas sobre el dictador alemán sugieren que no fue así.

Las teorías chocantes varían salvajemente desde la afirmación de que huyó a Argentina en submarino, vivió sus días como expatriado en Los Ángeles o estableció una base en la Antártida.

Pero el profesor Charlier, que ha examinado un juego de dentaduras postizas recuperadas de los restos carbonizados de Adolf Hitler, dice que puede establecer con seguridad que el hombre más malvado del siglo XX murió en 1945.

El experto forense dijo: “Los dientes son auténticos, no hay duda posible. Nuestro estudio prueba que Hitler murió en 1945. Podemos detener todas las teorías conspirativas sobre Hitler. No huyó a Argentina en un submarino, no está en una base oculta en la Antártida o en el lado oscuro de la luna.”

El estudio, del que son coautores el profesor Charlier y sus colegas, fue publicado el viernes 18 de mayo en la revista científica European Journal of Internal Medicine.

El examen de los dientes infames de Hitler no encontró rastros de fibra de carne – Hitler era un conocido vegetariano.

Los investigadores también encontraron depósitos azules de material en las dentaduras postizas de metal del dictador, lo que sugiere una reacción química por ingerir cianuro tóxico justo antes de la muerte.

Al equipo del profesor Charlier también se le dio la oportunidad de mirar fragmentos del cráneo de Hitler para determinar la presencia de agujeros de entrada y salida causados muy probablemente por una bala.

Desafortunadamente, a los científicos no se les dio permiso para tomar muestras de los restos para examinarlos más a fondo.

El profesor Charlier ahora dijo que su estudio podría confirmar de una vez por todas que la muerte de Hitler fue una mezcla de envenenamiento por cianuro y un disparo autoinfligido.

Él dijo: “No sabíamos si había usado una ampolla de cianuro para suicidarse o si era una bala en la cabeza. Es con toda probabilidad ambos.”

El estudio marcó la primera vez desde 1946 que el Servicio Secreto Ruso (FSB) y los archivos estatales dieron acceso a los presuntos restos a los investigadores.

En abril de 1970, un equipo de agentes de la KGB exhumó los restos quemados de Hitler y Braun para quemarlos, aplastarlos y deshacerse de ellos en el río Biederitz, al este de Berlín.

Fragmentos del cráneo y de la mandíbula del dictador fueron los únicos restos que sobrevivieron.