El Coronavirus podría convertirse en una pandemia mundial

El Coronavirus podría convertirse en una pandemia mundial

El Coronavirus podría extenderse a una pandemia global debido a una caída anormal de la actividad solar, y los expertos advierten de un aumento de “virus potencialmente mortales”.

El “mínimo de manchas solares más profundas” durante más de un siglo está a punto de forzar al Sol a una hibernación parcial, dicen. Se ha advertido a las autoridades de salud pública que estén atentas al fenómeno vinculado a las históricas pandemias virales, hoy El Coronavirus.

Cepas no vistas anteriormente podrían emerger en los próximos meses mientras que las existentes se vuelven súper virulentas, según un informe de Current Science. La noticia llega en el momento en que el Coronavirus atraviesa China, infectando rápidamente a más de 800 personas.

Si bien no se nombra al Coronavirus específicamente como causado por el mínimo solar, los expertos dicen que el campo magnético más débil causado por la caída de las manchas solares da pie para que surjan nuevos virus.

El autor principal, Chandra Wickramasinghe, del Centro de Astrobiología de Buckingham, dijo: “Una pandemia mundial de virus es inminente.

En base al número de manchas solares, esto podría tener graves consecuencias a nivel mundial durante los próximos meses”.

La caída solar está causando que el campo magnético de la Tierra se debilite permitiendo que “entidades biológicas”, incluyendo el ADN, caigan a la superficie del planeta.

Los científicos creen que los agentes infecciosos originados en los cometas y otros planetas habitan cerca del espacio en un tipo de sopa – la llamada teoría de la panspermia.

Aunque pueden derivar naturalmente hacia la Tierra, se mantienen a raya en gran medida por los campos magnéticos que se refuerzan con la actividad solar.

La inminente reducción de la actividad solar golpeará una grieta en esta armadura mientras “abre las compuertas” a un “flujo de rayos cósmicos”.

Estos rayos amenazan con perturbar el ADN presente en las bacterias y los virus ya presentes, creando versiones supervirulentas.

mapa del virus coronavirus

El profesor Wickramasinghe dijo: “Hay dos problemas que tememos que puedan surgir.

Las entidades biológicas pueden penetrar el campo magnético debilitado bajo estas circunstancias en un grado mucho mayor que bajo condiciones normales.

Así que podríamos ver nuevos virus, potencialmente mortales, emerger en la Tierra después de que estas compuertas se abran.

Otro aspecto son las mutaciones inducidas por los rayos cósmicos en los agentes biológicos infecciosos que ya están aquí, esto podría darles nuevas características y hacerlos entonces super-virulentos.

Sería prudente que las autoridades de salud pública de todo el mundo estuvieran atentas y preparadas para cualquier acción necesaria”.

Las pandemias virales anteriores han coincidido con períodos de baja actividad solar, aunque los científicos han luchado por encontrar un vínculo definitivo.

Sin embargo, ahora piensan que el efecto del sol sobre los campos magnéticos afecta a los vientos solares y al flujo de partículas cargadas, incluyendo bacterias y virus.

El profesor Wickramasinghe dijo: “Ahora, con la exploración del espacio y el monitoreo continuo del clima espacial, es evidente que la magnetosfera de la Tierra y el campo magnético interplanetario en su vecindad, son modulados por el viento solar que a su vez controla el flujo de partículas cargadas hacia la Tierra.

Parece que hay razones para esperar que surjan nuevas cepas virales en los próximos meses.

Hay muchas afirmaciones de que la aparición de la gripe pandémica y otros brotes virales está correlacionada con el ciclo de 11 años de manchas solares.

No hace falta que nos recuerden que el fantasma de la devastadora pandemia de gripe de 1918 nos mira a la cara desde hace un siglo”.

Sin embargo, el Dr. Martin Wiselka, un consultor de enfermedades infecciosas de la Universidad de Leicester NHS Trust, desestimó las demandas, diciendo: “Hay muchas cosas de las que preocuparse, pero no creo que ésta sea una de ellas.

Aunque puede haber algo de verdad en la teoría de los trozos de ADN y los virus que flotan en el espacio, no hay pruebas reales que lo apoyen, creo que simplemente no sucede.

Tenemos explicaciones perfectamente buenas de cómo el coronavirus viaja entre el reservorio animal y el reservorio humano.”