El significado de la nacionalidad para el futbolista actual

El futbolista en ciernes Saman Ghoddos, que creció en Malmö, tenía las banderas de Suecia e Irán en la pared de su habitación.

El futbolista Saman Ghoddos nunca anticipó que tendría la oportunidad de jugar para ambos. El viaje del delantero desde las categorías inferiores del fútbol sueco a la Copa Mundial de este año le ha visto vestir dos veces la camiseta amarilla de su país natal, para luego declarar su lealtad a una nación que ni siquiera había visitado. Es inusual pero no único.

El ex Presidente de la FIFA, Josepp Blatter, advirtió una vez sobre la amenaza de que los “invasores” brasileños naturalizados poblaran los equipos de otros países. En los últimos años, los delanteros Diego Costa y Eduardo han representado controversialmente a España y Croacia después de ganar dos nacionalidades.

Xherdan Shaqiri, autor de uno de los goles de la Eurocopa 2016, ya ha cosido las banderas de Suiza, Albania y Kosovo en sus botas. Luego está la estrella de la Bundesliga Leon Bailey, el jamaiquino que no está seguro de querer jugar con Jamaica.

Varios grupos de hermanos, desde los Xhakas hasta los Boatengs y los Berishas, están divididos por el deber hacia diferentes naciones.

“El mundo está cambiando, la inmigración está cambiando”, declaró el Vicepresidente de la FIFA, Víctor Montagliani, a finales de 2017.

“Hay cuestiones de nacionalidad que surgen en todo el mundo… así que es un buen momento para echar un vistazo a esto y ver si hay soluciones, sin dañar la integridad del juego”.

A medida que los países se vuelven cada vez más cosmopolitas, también lo hacen, en general, sus equipos de fútbol.
De los 32 equipos de Rusia 2018, más del 9% de los jugadores nacieron fuera del país al que representaron en la fase de clasificación.

Cuando Irán se enfrente a Marruecos en el primer partido del Grupo B, el once inicial de este último podría estar compuesto en su totalidad por jugadores nacidos en Europa.

Dos décadas después de las hazañas del “Equipo Arco Iris” de Francia, cuando un equipo compuesto por futbolistas de todo el mundo francófono unió a un país dividido, la noción de nacionalidad en el fútbol moderno es tan divisiva y compleja como siempre…