Las momias más antiguas del mundo se convierten en baba negra debido al calentamiento global

Las momias más antiguas del mundo se están derritiendo debido al calentamiento global, afirman los científicos.

Los arqueólogos se enfrentan a una carrera contra el tiempo para proteger la colección de las llamadas momias Chinchorro, que datan del año 5000 a.C., después de que su piel preservada comenzó a cambiar de color para ponerse negro.

Las momias son consideradas los ejemplos más antiguos del mundo y uno de los descubrimientos más asombrosos de la arqueología.

Habían sido enterrados bajo las arenas del Desierto de Atacama, una región volcánica a lo largo de la costa norte de Chile que apenas recibe lluvia, hasta que fueron descubiertos allí hace unos 100 años prácticamente de manera intactas.

Durante los primeros 90 años después de su descubrimiento, la asombrosa colección que incluye fetos momificados, apenas se deterioró.

Pero en los últimos años, el personal del museo se dio cuenta de que las pieles de docenas de las 120 piezas expuestas se estaban convirtiendo en un lodo negro.

Mariela Santos, curadora del museo de la Universidad de Tarapacá donde se exhiben, dijo que “Sabía que la situación era crítica y que tendríamos que recurrir a los especialistas para que las ayuden”.

Se puso en contacto con el científico de Harvard Ralph Mitchell, que se especializa en averiguar por qué se desintegran las reliquias.

Su sonda, usando pruebas de ADN durante meses, concluyó que los gérmenes que se comen a las momias eran microorganismos comunes que se habían multiplicado significativamente en la última década a niveles de humedad más altos como resultado del calentamiento global.

A su vez, esto los convirtió en consumidores monstruosos de colágeno, la sustancia más grande en la piel momificada.

Mitchell cree que la desintegración de las momias es una advertencia a los conservadores de museos de todo el mundo de que los objetos y artefactos preciados podrían deteriorarse a menos que se haga algo más.

“No sabemos cuán amplio es este fenómeno. El caso Arica es el primer ejemplo que conozco del deterioro causado por el cambio climático. Pero no hay razón para pensar que no está dañando los materiales del patrimonio en todas partes. Está afectando a todos lo demás”, reconoció Mitchell.

Las momias fueron encontradas durante una expedición del explorador alemán Max Uhle a Arica en 1919.

Las personas que momificaban a sus muertos eran grupos de cazadores primitivos en lugar de los egipcios avanzados, más conocidos por la momificación.

La tribu primitiva también permitió que todos los miembros de la comunidad fueran momificados en lugar de la élite dirigente.

Bernardo Arriaza, profesor del Instituto de Investigación Avanzada de la Universidad de Tarapacá, dijo: “Las momias chinchorros no se limitaban a los muertos de las clases altas”.

“Esta comunidad fue muy democrática”, dijo Arriaza, quien durante 30 años ha dirigido excavaciones arqueológicas en el tramo de 500 millas de la costa chilena donde se han encontrado la mayoría de las momias.

Pero Mitchell es optimista en cuanto a una solución. Él y la Universidad de Tarapacá pasarán 24 meses buscando maneras de detener la putrefacción, probablemente a través del control de la humedad y la temperatura.

“La siguiente fase del proyecto es ver cómo proteger a las momias y posibles soluciones físicas y químicas al problema, que aún no tenemos.”

El gobierno chileno también ha presupuestado 36 millones de libras esterlinas para un nuevo museo que se inaugurará en 2020 para albergar a las momias, que necesitará los controles climáticos correctos incorporados.

“Lo óptimo es que cada momia esté encerrada en su propio cubículo de cristal en el nuevo museo y tenga su propio microclima”, dijo Arriaza.

Otros expertos temen que una vez que una momia es removida de su lugar de descanso, continúa deteriorándose hasta que no queda nada.

Lee también:

Revelan una momificación muy extraña

¿Este monje momificado de 200 años que meditaba estaba vivo cuando lo encontraron?

Las últimas pruebas sobre “momias extraterrestres” encontradas en Perú dicen que “NO son humanas”