Pompeya: Se encuentran detalles 2.000 años después de la catástrofe

Pompeya

Pompeya fue destruida después de la erupción del Vesubio en el 79 d.C. – pero, casi 2.000 años después, un documental ha revelado un relato de primera mano sobre lo que realmente pasó.

La antigua ciudad romana, situada cerca de Nápoles, Italia, fue enterrada en más de cinco pies de ceniza volcánica. La mayoría de sus habitantes no escaparon y aún hoy se pueden ver, conservados bajo las cenizas en una instantánea del momento. Sin embargo, aunque muchos están fascinados con la historia de esta antigua ciudad, se sabe poco sobre los relatos escritos de cómo se desarrollaron los devastadores acontecimientos.

El documental “La Profecía de Pompeya: Cuenta atrás para la devastación” reveló cómo el arqueólogo Kevin Dicus descubrió un relato de primera mano de lo ocurrido.

El documental detalla: “Se pueden descubrir pistas analizando las erupciones del pasado, aunque hayan ocurrido hace 2.000 años, como la aniquilación de Pompeya. Sorprendentemente, hubo un testigo, el autor romano Plinio el Joven.”

Dicus, profesor asistente de la Universidad de Oregón, detalló lo que decía la carta.

Él dijo: “Este es el relato de primera mano de una gran erupción volcánica. El 24 de agosto, a primera hora de la tarde, mi madre llamó la atención de mi tío sobre una nube de tamaño y apariencia inusuales. Su apariencia general puede describirse mejor como un pino. No pensamos en un pino por ser una analogía de una erupción volcánica. Pero si vienes a Italia, si ves el tipo de pino que crece aquí, te das cuenta de que lo que Plinio estaba describiendo es una analogía perfecta.”

La serie continua revelando por qué el Monte Vesubio está bajo constante monitoreo las 24 horas del día de hoy.

El narrador lo explica diciendo: “Han pasado siglos, pero una cosa no ha cambiado: el Vesubio sigue activo. Está impulsado por una colisión geológica que ha dado forma a esta parte de Italia durante millones de años.

Al este de Nápoles, dos de las placas tectónicas del planeta están chocando entre sí. La placa africana está siendo forzada hacia abajo en un proceso llamado subducción.”

La serie continua explicando cómo la vulnerabilidad del estratovolcán requiere una atención constante.

El narrador añadió: “A medida que desciende al centro caliente de la Tierra, se calienta. Esto hace que las rocas se derritan y se conviertan en magma líquido, que se eleva hacia la superficie. Hay debilidades en la roca. Aquí, el magma puede atravesar y, si tiene suficiente potencia, puede desencadenar una erupción. Es esta constante subducción la que mantiene activo al Vesubio y alimenta sus erupciones. Debido al peligro siempre presente, el volcán se mantiene bajo vigilancia las 24 horas.”

En conclusión, se descubrió el relato en primera persona de un habitante de Pompeya al momento de la erupción del Vesubio hace 2.000 años y también se revela que el volcán aún hoy sigue activo, por lo que es monitoreado las 24 horas.