República Dominicana califica de “noticias falsas” las muertes de turistas estadounidenses

República Dominicana califica de noticias falsas las muertes de turistas estadounidenses

Funcionarios de la República Dominicana desmintieron los informes de nueve muertes de turistas estadounidenses como “noticias falsas” después de que el FBI comenzara a investigar minibares en la isla.

Tras varias misteriosas muertes que se produjeron después de que las víctimas ingirieran alcohol, los expertos instaron al FBI a que investigara la posibilidad de que se manipulara la bebida en los hoteles de la isla. Después de dos muertes más, el FBI adelantó su investigación, dejando a los funcionarios de la República Dominicana enfadados por cualquier acusación de que la seguridad de la isla no estaba a la altura de las circunstancias. Culparon a Estados Unidos por ser parte de una conspiración para descarrilar la industria turística del país diciendo que dichas muertes son noticias falsas.

El funcionario del Ministerio de Salud Pública Carlos Suero dijo: “Todo es una histeria contra la República Dominicana, para dañar nuestro turismo, esta es una industria muy competitiva y recibimos millones de turistas, somos un destino popular. La gente nos está apuntando.”

Esto se produce a medida que el FBI avanza en su investigación analizando muestras de alcohol de un minibar en un hotel donde tres de las víctimas fueron encontradas muertas.

A pesar de que Allen recibió el visto bueno antes de hacer el viaje, Suero continuó insistiendo en que las muertes eran naturales y que nada en la isla tenía la culpa.

Y añadió: “Los resultados de las pruebas son todos negativos, todo – la comida, el alcohol, el aire – es normal, no hay alteración del alcohol. Con todos los turistas que recibimos cada año, nos aseguramos de que cumplimos con los estándares internacionales para todo. La gente muere en todo el mundo. Desafortunadamente, muy desafortunadamente para nosotros, estos turistas han muerto aquí.

El año pasado hubo unas 14 muertes de turistas estadounidenses y nadie dijo una palabra. Ahora todo el mundo está haciendo un gran escándalo de esto. Fui a los Estados Unidos y tuve una infección en la garganta, pero por suerte regresé a la República Dominicana poco después. Si hubiera muerto, ¿habría hecho bien en culpar a los Estados Unidos? No.”

Por su parte, el ministro de Salud Pública dominicano, Rafael Sánchez Cárdenas, calificó los informes de “perjudiciales para el turismo”.

Dijo que Leyla Cox, una neoyorquina de 53 años que murió a principios de este mes, tenía un historial de “varios ataques al corazón”, a pesar de que su familia afirmaba que nunca antes había tenido uno.

Las autoridades temen que la crisis en desarrollo pueda afectar significativamente al turismo, que representa el 17 por ciento de la economía de la República Dominicana.

La República Dominicana es un destino muy popular tanto para ciudadanos estadounidenses como británicos, con más de dos millones de estadounidenses.

Mientras que los funcionarios estadounidenses han instado a la cautela y la paciencia con los visitantes potenciales, Washington no ha emitido advertencias oficiales.

El sitio web de la Oficina de Asuntos Consulares afirma que el agua y las bebidas embotelladas se consideran seguras, y sólo advierte contra el crimen.