Los soldados de EE.UU podrán controlar a las máquinas con su cerebro

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos está buscando desarrollar tecnología que pueda ser controlada usando la mente de un soldado.

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) está desarrollando una “interfaz neuronal” que permitirá a los soldados y a las máquinas conectarse a través del pensamiento.

El programa Neurotecnología No Quirúrgica de Próxima Generación, o N3, es un proyecto que tiene como objetivo crear dos nuevas tecnologías.

Una de ellas será una interfaz diminuta en la que el usuario tendrá que ingerir diferentes compuestos químicos para ayudar a los sensores externos a leer su actividad cerebral, lo que en última instancia les permitirá controlar la tecnología utilizando su mente.

La otra será una tecnología no invasiva que monitoreará el cerebro y la máquina.

Ambas interfaces tendrían que ser “bidireccionales”, lo que significa que pueden leer la actividad cerebral mientras escriben información a la máquina y viceversa.

No está claro cómo DARPA pretende usar la tecnología, pero Al Emondi, el gerente del programa en la Oficina de Tecnologías Biológicas de DARPA, le dijo que la interfaz podría ser usada para ayudar a un piloto a coordinar una flota de aviones no tripulados con sus pensamientos o tropas para controlar un robot desplegado remotamente usando las señales motoras de su cerebro.

Emondi añadió: “No pensamos en la tecnología N3 simplemente como una nueva forma de pilotar un avión o de hablar con un ordenador, sino como una herramienta de trabajo en equipo.

A medida que nos acercamos a un futuro en el que los sistemas cada vez más autónomos desempeñarán un papel más importante en las operaciones militares, la tecnología de interfaz neuronal puede ayudar a los soldados a construir una interacción más intuitiva con estos sistemas.

Las herramientas que utilizamos se han vuelto más sofisticadas con el paso del tiempo, pero todavía requieren algún tipo de interfaz de control físico: táctil, de movimiento o de voz.

Lo que las interfaces neurales prometen es una experiencia más rica, más poderosa y más natural en la que nuestro cerebro se convierte en la herramienta.”

DARPA predice que podría tomar cuatro años para completar el proyecto.